BLOG

Luna Menguante: Dhumavati y la capacidad de soltar y dejar atrás

posted by Patricia Sanagu 6 enero, 2021 0 comments

El cuarto menguante y creciente son puntos de descanso, de suspenso, en el recorrido de la Luna. Hoy es cuarto menguante. Se generan mareas muertas y la naturaleza hace una pausa.

En luna menguante la savia de los árboles desciende hacia las raíces, lo mismo que ocurre en el invierno. Es una puerta para ir hacia dentro. Atender a la llamada a la reflexión y a la introspección. Si algo no terminó en luna llena ahora es el momento, ya que a partir de ahora comienza el periodo de cierre y purificación, la última fase del ciclo, conocida como fase balsamica o luna negra.

Simbólicamente cuando la luna se une al sol sucede también la unión entre mente y emocion, es un momento donde somos más conscientes de las propias emociones.
El descenso en la luz de la Luna hace que todo baje y se purifique, por lo tanto todas las emociones no procesadas durante el mes lunar salen a la superficie.
El invierno también es un viaje hacia dentro, para conectar con la energía vital y con los ancestros. Energía que se acumula en los riñones y que se relaciona con los huesos, los dientes, el sistema reproductor.
Es la fase premenstrual del ciclo de la mujer cuyo arquetipo es la maga o la bruja.

Me gusta relacionarla con Dhumavati.

En un verso del Bhairava Evam Dhumavati Tantra Shastra se la describe como ‘alta, fea, inestable y airada’. Vestida con ropas mugrientas viaja en un carro con el emblema de un cuervo. El cuervo es ese ave que recorre los campos después de una batalla. Es un pájaro que me recuerda al invierno.
En sus cuatro manos porta una escoba, una espada, una lanza y una calavera. Se dice que ‘como las oscuras nubes que aparecen en los tiempos de la disolución cósmica es su complexión’. Está diosa posee el poder de enseñarnos que aunque la belleza externa se desvanece, nuestro divino ser siempre permanece intacto’.

Dhumavati simboliza la Shakti presente durante durante Mahapralaya, la disolución cósmica en la que el mundo físico desaparece en el vacío, y todos los seres, estén preparados o no, son liberados de sus cuerpos, deseos y karmas.

Dicho de otro modo, ella representa el momento cósmico de total renuncia.

En todas sus formas reniega de la dulzura de la vida. Aunque Dhumavati representa todas las situaciones que deseamos eludir y nos negamos a aceptar en nuestras vidas, también es la dignidad del marginado y la facultad de transformar la mala suerte en iluminación.

El secreto está en encontrar su centro iluminado, el poder transformador que subyace bajo la desesperanza y el fracaso, lo cual te exige permanecer presente frente a tus mayores temores y afrontar las pérdidas.

Se dice que la influencia de Dhumavati produce que ansíes la soledad, esa clase de retiro que se siente feliz permaneciendo fuera de juego. Cuando te atrapa una ola has de atravesarla buceando, más que luchar contra ella.

Dhumavati representa tu capacidad de soltar aquello que creías necesitar.

Se la reconoce en las noches oscura sin luna, en el sueño profundo, en la pura experiencia del ahora, en los periodos de asimilación cuando parece que no ocurre nada.
Es la huesera. La que sale a buscar los huesos perdidos donde quedaron los pedazos de alma.

¿Estás dispuesta a descubrir la libertad de soltar? ¿A hallar una bendición inesperada en la pérdida? ¿A navegar por la frustración? ¿A experimentar la desidentificación del ego como una etapa de la práctica? ¿A potenciar el estado meditativo libre de pensamiento?


DHUM DHUM DHUMAVATI SWAHA

You may also like