BLOG

El Yoga como puerta hacia la Comunidad Global

posted by Patricia Sanagu 2 agosto, 2020 0 comments

El pleno verano comenzó con agosto y, hoy día 2 es una es una fecha muy especial tradicionalmente para mi familia. Pero además, es el cumpleaños de Finca Águila Azul, nuestro espacio de retiros, este regalo en la naturaleza salvaje del parque de los alcornocales tan mágico que ha reunido a tantas personas durante nada menos que 7 años.

7 es un numero muy especial. Cada 7 años sucede un cambio de ciclo, y cosas de la vida, este año, para nosotros, esta siendo de descanso y pausa. Aprovechando la coyuntura actual de 2020 decidimos tomarnos el año con calma y aprovechar para hacer balance y proyectar para próximos años.
Y así es como está viniendo el 2020. Un año difícil pero muy especial, que seguro te está removiendo muchas cosas y es que las energías, justamente nos piden esto: bajar el ritmo, establecernos en el centro, hacer balance, sanar, limpiar, perdonar y volver a proyectar estableciendo un equilibrio entre lo individual y la comunidad a la que formamos parte, nos estamos dando cuenta de que inevitablemente estamos unidos, y que pequeñas acciones individuales nos afectan como comunidad.

Hoy es luna llena, y esta luna coincide con la festividad de la tierra Lammas o Lughnasadh, la celebración de la primera cosecha, que se celebra con la paradoja de que la energía del Sol está cambiando, disminuyendo a medida que el año se prepara para entregar más.

Me gusta la reflexión que ha hecho en estos días la profesora de yoga Sianna Sherman, una de las profesoras más inspiradoras con las que he estudiado. Ella pide en estos días un momento para reflexionar:

» En estos días sucede la recolección de alimentos para compartir en una fiesta colectiva y prepararse para las proóximas cosechas  para que toda la comunidad tenga alimentos durante los próximos meses de invierno.
Hagamos una pausa y reflexionemos juntos:
Si nosotros como sociedad viviéramos más al ritmo de las estaciones y ciclos de la Tierra, estaríamos íntimamente conectados con la naturaleza cultivando nuestra comida y sabiendo que todos deberíamos cuidarnos unos a otros.
Cosechamos los granos juntos, rezamos juntos, celebramos juntos y nos preparamos juntos.

Necesitamos remodelar la cultura juntos y reimaginar una nueva forma de vida.

Estamos llamados a interrumpir la cultura dominante que trabaja para hacernos olvidar, nos aísla, empuja la productividad sobre la atención y nos empuja a centrarnos en lo individual versus lo colectivo.

Podriamos:

✨ Construir una nueva cultura juntos en conexión con los ciclos naturales.
✨ Pensar de manera global.
✨ Crea relaciones auténticas.
✨ Restaurar nuestra humanidad profunda y compartida.

En un día tan especial como éste, quiero hacerte una sugerencia: sientate bajo esta luna llena, si es en círculo con personas amadas mejor y contempla: ¿de qué manera puedes crear más unión y colaboración en tu comunidad?

Las cualidades de cuidado, compasión, apoyo y sostén se están perdiendo, y esto nos hace sentir perdidos, confusos y desconectados. No debemos desconfiar de los demás, sino conectar con la empatía y darnos la mano para caminar hacia una sociedad más justa y colaborativa. La practica de yoga es tan desafiante a veces porque nos conecta y hace ver de frente nuestras sombras y oscuridades, que son las mismas sombras sociales que rechazmos o miramos hacia otro lado. Abrazarnos en nuestro más amplio aspecto a través de la meditación y de una practica de yoga continuada y comprometida puede cambiar en gran medida la manera en que la que nos relacionamos con nosotros mismos, y al mismo tiempo la manera en la que nos relacionamos con los demás. El momento es ahora.

Feliz Lammas

You may also like