BLOG

Tapas y el deseo ardiente del reencuentro

posted by Patricia Sanagu 16 mayo, 2019 0 comments
59710271_2344659768931687_426931830965403648_n

TAPAS suele traducirse como AUTODISCIPLINA. Se dice que el fuego en la práctica que genera esa disciplina quema las impurezas del cuerpo y de la mente para que el verdadero ser resplandezca.
Me gusta pensar en tapas como el deseo ardiente del reencuentro.
Después del nacimiento de mi hijo, hace ahora casi 15 meses, me costó muchísimo retomar la práctica y ‘luche’ mucho por mantener la disciplina de la autopráctica. Trataba de adecuarlo a los horarios del bebé y había días que me despertaba a las 5 de la mañana para practicar y otros días la práctica no llegaba hasta las 23,30 de las noche, venciendo el cansancio y adecuando y reinventando la práctica a las necesidades de ese día. En esos momentos que se me complicaba la práctica mi voluntad fue muy fuerte y, es curioso como con en el tiempo, a medida que los espacios que me dejaba el bebe fueron creciendo, mi disciplina fue equilibrándose. La disciplina no puede subsistir sin la pasión. Tapas debe surgir desde dentro, no de una imposición. Las imposiciones se desgastan con el tiempo. Tapas nace de la chispa de la pasión, de un deseo irrefrenable y ardiente de entregarse. En esos momentos de postparto y en la intensidad absorbente de la crianza, se generaba en mi un deseo inconsciente y profundo de encontrarme a mi misma en mi nueva piel, de conectarme con mi voz y con mi instinto, de gestionar tantas emociones de desapego y de cambios, de tener un espacio personal y de mantenerme en la fuente de amor inagotable guiándome en esas primeras experiencias. Cuando la necesidad de ese espacio intimo fue aparentemente cubierto y fui encontrándome en mi nueva piel de mujer y de madre, solo tuve que mantener el fuego encendido alimentando la práctica. Tapas nace del deseo profundo del reencuentro, de celebrarnos como parte de una consciencia absolutamente creativa y expansiva. Ese estandarte nunca se consume pues nace del corazón. En el manual de profesores de Anusara Yoga podemos leer: ‘el anhelo de conocer la verdadera esencia de nuestro ser es un impulso primario que surge de modo natural desde el centro de nuestro ser.’ Alinearnos con este deseo de unión crea la chispa que enciende el fuego de tapas

You may also like