BLOG

Abrirse a la Gracia durante el embarazo

posted by Patricia Sanagu 29 abril, 2019 0 comments
58382107_2320389014692096_5008621140667531264_o

Bhuvaneswsri DIOSA DEL ESPACIO INFINITO, AQUELLO CUYO CUERPO ES EL MUNDO

Me gustaba meditar en ella durante mi embarazo. Es conocida como Adi Shakti o Durga, es decir, una de las formas más antiguas de shakti. Se dice que el universo completo es su cuerpo y todos los seres son adornos de su ser infinito. En nuestro cuerpo, el corazón es donde reside el espacio infinito del universo, y este es el asiento de Bhuvaneswari, que representa este espacio.
Durante el tercer trimestre de embarazo, crear espacios y agradecer a este cuerpo divino, infinito y poderoso es un fundamento de la práctica. Abrirse a la GRACIA, el primer principio de Anusara Yoga, nuestro guía. Me gusta esta expresión de «Opening to Grace» del libro de Marianne Williamson, «A Return to Love».
«Abrirse a la Gracia» es pedir que solo queden en nuestra mente pensamientos amorosos y útiles, y que todo lo demás se deje ir». Pero este principio no sólo opera a nivel de actitud sino que sus efectos también se sientes fisicamente:

SABIAS QUE… la curvatura lumbar puede modificarse hasta en 28 grados durante el embarazo??
El cuerpo trata de compensar el aumento del peso de la región abdominal y mantener estable el centro de gravedad. La mayor parte del peso ganado por la embarazada está concentrado en la parte inferior de la pelvis junto con el aumento de volumen abdominal. Por esto se produce una tendencia a inclinar el cuerpo hacia delante, lo cual la embarazada tiende a compensar inconscientemente con una posición hacia atrás de la parte superior del cuerpo por sobre la pelvis, restaurando su centro de gravedad, pero aumentando la lordosis del segmento lumbar. De hecho la supervivencia y la selección natural se ocuparon hace dos millones de años de que el cuerpo de la mujer se adaptara a los cambios que supone el embarazo: en las mujeres, la curvatura se extiende a lo largo de tres vértebras, mientras que en los hombres sólo lo hace en dos. Además, las articulaciones de las mujeres en esta zona de la espalda son más grandes que las de los hombres. Esto mejora la habilidad de extender la columna vertebral para que la mujer pueda inclinarse hacia atrás sin perder estabilidad.
Sin embargo, aunque la fisiología lo haya previsto, no estamos exentas de riesgo, la mayoría de embarazadas sufren dolores de espalda durante algún momento del embarazo, sobre todo en el tercer trimestre. Además de esta lordosis fisiológica, la pérdida de tono en los glúteos, la distensión abdominal, la sobrecarga lumbar, la mala higiene postural y el sedentarismo potencian que esta compensación derive en la tan conocida ciática de la embaraza e incluso producir hernias discales. ¿Como las técnicas de yoga pueden evitar, aliviar o mejorar este dolor? Es un tema muy interesante que veremos durante la formación de yoga para la mujer embarazo y postparto.
La columna vertebral es nuestro eje, con dos direcciones claramente definidas; un descenso hacia la tierra de cintura para abajo, influenciada claramente por la gravedad y una parte más ligera y suelta, de cintura para arriba, que se alarga hacia el cielo. El crecimiento del bebé en el interior de tu cuerpo pone claramente de manifiesto estas dos fuerzas. Aplicar el primer principio a la práctica crea ligereza en el cuerpo y devuelve la libertad a la respiración. En la formación de julio de yoga para la mujer, embarazo y postparto profundizaremos más sobre estos principios y su aplicación terapéutica durante el embarazo.

You may also like