BLOG

Recuerda quién eres

posted by Patricia Sanagu 26 octubre, 2018 0 comments
44823541

Me llamo Patricia, soy de Cádiz, pero fortuitamente estoy viviendo en Málaga, esa fortuna me trajo el amor, y a mi primer hijo, que nació el 6 de marzo de este mismo año🔹Soy profesora de yoga desde hace 10 años y practicante desde hace 15, vegetariana, dirijo un centro de retiros en el parque natural de los alcornocales, al sur de Cádiz, junto a mi madre. Ninguna de las dos vivimos totalmente de ello, asi que nos podemos permitir hacer lo que sentimos, ofrecemos un espacio para aquellas personas que aún creen en el poder de lo natural. Soy tímida. Me gusta la vida sencilla, no necesito mucho, vivo con esa filosofía que ahora puede llamarte “slowlife” y “zerowaste”. Es la manera en la que mi mente me expresa en el día a día. Soy muy espiritual. Pero vivo en el mundo actual, me mezclo, me adapto, no vivo paralelamente 🔹
Tengo 37 años. La maternidad no estaba entre mis planes principales, estaba demasiado ocupada y preocupada en poder vivir de los que me gusta, el yoga. No me tocó que fuera fácil. Pero a veces la vida te tiene guardados grandes regalos, admito que no conocí nunca lo que era el amor, hasta que llegó él. Lo miro a veces y sé en mi corazón que él es la persona con la que quiero compartir todos mis días. ¿Cómo le encontré? Llegó, sin esperarlo, sin buscarlo, y sin ni siquiera reconocerlo al principio. Que afortunada me siento. Pero es perfecto, aun sabiendo que eso no significa que haya otras personas con las que también pueda hacer un equipo perfecto. Eso hace esta relación aún más poderosa. Kenzo es el resultado de los dos. La decisión de ser padres llegó de una manera natural y silenciosa. Es la manera que tienen las cosas verdaderas de aparecer 🔹Mi embarazo fue fácil, cómodo, bonito. Desde que me quedé embarazada tuve claro que quería darle la oportunidad a mi cuerpo de que pariera solo. Tenía confianza plena y buscamos la manera de disponer las condiciones de la manera adecuada para que esto pudiera suceder … pero esta es otra historia muy larga … La vivencia del parto y del nacimiento de Kenzo hizo trizas el entendimiento que tenia de la vida, de la realidad y de nuestra naturaleza como seres humanos… Viví, sentí, supe y experimenté durante el parto y los días posteriores a su nacimiento que hay una naturaleza salvaje e instintiva que debemos seguir, que somos eso, salvajes, instinto, mamíferos. Ha sido como si de repente quitaran un velo de mis ojos y pudiera ver en que se ha fundamentado nuestra sociedad por siglos y el daño que hace el ego y la mente al hombre si le damos tanta importancia que olvidamos de qué estamos hechos: de entrañas. Lo racional debe estar al servicio del corazón, no por encima de este. Debe acompañar y entender lo natural, no oscurecerlo. Sentí pena por cómo se vela en nuestra sociedad momentos que pueden ser tan transparentes, tan puros y tan crudamente reales como son el embarazo, el parto y la crianza. Siento que nos queda mucho por comprender, siento que no sabemos nada. Siento que estamos dormidos. Nunca me di cuenta tan claramente de lo alejados de lo esencial que estamos.
Y me pregunto cada día, ¿de qué manera puedo hacer que mi hijo no desconecte de su instinto al pasar de los años?, ¿de qué manera puedo darle las herramientas adecuadas para que sepa navegar a lo largo de su vida sin perder de vista su estrella?.
Kenzo es un bebe muy activo, muy curioso y alegre. Desde que nació me paso los días acompañándole, observándole. Es lo que me nace. El tiempo para mi misma, se ha detenido (aparentemente). Este observar y acompañar despierta mi curiosidad, los cómo, los por qués, los para qué, los de qué manera… Tengo sed, tengo una sed infinita de descubrirlo con él, de descubrirle a él, y de descubrirme a través de él.

 

You may also like