BLOG

El reto de cultivar el Ahora

posted by Patricia Sanagu 24 junio, 2018 0 comments
tiempo

Me he comprado un reloj de los de toda la vida. Hacia muchísimos que no tenía reloj, desde que tengo móvil siempre lo he mirado para ver la hora … Y al verlo, me entretenía viendo los nuevos whatsup o la cadena de mensajes de algún grupo o las últimas actualizaciones de redes sociales así que mirar la hora en lugar de un minuto quizás se convertían en 15. El tiempo es realmente valioso en nuestra sociedad, muchas veces parece que se nos escapa entre los dedos como el agua. Por lo general, calculamos el tiempo en horas, minutos y segundos, siguiendo la rotación de la tierra alrededor de su propio eje. Cuando la tierra gira en torno al sol,  es un año, con sus cuatro estaciones. Pero aparte de eso, existe una sensación del tiempo que es subjetiva. Además de definir el tiempo en función del movimiento de la tierra, podemos definirla según nuestra concepción. El tiempo es algo creado totalmente por nosotros, cuando somos felices parece que el tiempo pasa más rápido, cuando tenemos prisa también. A Shiva se lo denomina Kâla-bhairava. Bhairava es eso que nos hace bhiru (temerosos), y todos tememos al tiempo, el cual nos arrebata nuestras cosas más queridas y nos acerca a la muerte.
Por eso, uno de las cosas más importantes a cultivar en nuestro práctica es el estado de presencia absoluto en el que no hay tiempo, solo hay el ahora, solo hay Conciencia.
Atención Plena, Mindfulness o Sati (cómo se denomina en pali) es la práctica de tomar conciencia de las distintas facetas de nuestro momento presente, ser consciente de qué ocurre dentro de ti, de qué ocurre alrededor y poder elegir como reaccionas a ello. Mindfulness es una estupenda práctica para aprende a vivir en el ahora. Recomiendo muchísimo el libro de Thich Nhat Hanh “Vivir en el ahora”, o simplemente empezar a estar momento a momento en pequeñas cosas diarias, mientras mantienes una conversación, mientras te duchas, mientras comes … Y sobre todo, respiración a respiración en tu práctica.

En los último meses siento que me abro a un nuevo ritmo, una nueva forma de caminar consciente, la vida sencilla, la vida tranquila, la vida presente. Ya en los últimos años fui abriendo esta nueva puerta para ir pasando de ocuparme mucho y en consecuencia tener la mente siempre activa a elegir con cuidado los momentos, disfrutar del silencio, de las pequeñas cosas … de mi tiempo.

Desde que ha nacido mi bebé, esto está tomando profundidad. No te puedes permitir el no estar presente, el no dedicar toda tu atención y poner conciencia a lo que ocurre momento a momento. Te tienes que entregar al instante y vivirlo, conectar con la intuición, disfrutarlo.
No vale solo el hacer, tienes que ser, justo ahi, en ese instante, estar con todo tu ser … Y en todos los demás. Sino se pasa, te arriesgas a salir del instante sin vivirlo, sin aprender, sin darte cuenta de todo lo que encierra ese momento. A mi, lo que me trae más al presente, es que mi bebé se quede dormido en mis brazos, el tiempo se dilata, quiero grabar cada sensación: su olor, su respiración pausada, el calor de su cuerpecito, sus dimensión entre mis brazos, su cabecita apoyada en mi hombro. Vivir cada momento con la intención de beber cada detalle nos mantiene en el ahora, el tiempo se detiene entonces. El reto es hacerlo en lo bueno y en lo no tan bueno, en lo extraordinario y en lo ordinario.

You may also like